Diez muertos en ataque a supermercado en Buffalo, la policía califica de crimen de odio

BUFFALO, NY (AP) — Un joven blanco de 18 años que vestía ropa militar y transmitía en vivo con una cámara en un casco abrió fuego con un rifle en un supermercado de Buffalo, matando a 10 personas e hiriendo a otras tres el sábado en lo que las autoridades describieron como “racialmente motivado”. extremismo violento”.

La policía dijo que disparó y mató a 11 víctimas negras y dos blancas antes de entregarse a las autoridades en un alboroto que transmitió en vivo en la plataforma de transmisión Twitch.

Más tarde compareció ante un juez con una bata médica de papel y fue procesado por asesinato.

“Espero sinceramente que este individuo, este supremacista blanco que acaba de cometer un crimen de odio contra una comunidad inocente, pase el resto de su vida tras las rejas. Y que el cielo lo ayude también en el próximo mundo”, dijo el gobernador. Kathy Hochul, hablando cerca de la escena del ataque.

La masacre conmocionó a una nación volátil plagada de tensiones raciales, violencia armada y una ola de crímenes de odio. El día antes del tiroteo, la policía de Dallas dijo que estaba investigando una serie de tiroteos en Koreatown. como delitos de odio. El ataque de Buffalo se produjo solo un mes después de que otro tiroteo masivo en un tren subterráneo de Brooklyn hirió a 10 personas.

El presunto tirador del ataque del sábado en Tops Friendly Market ha sido identificado como Payton Gendron, de Conklin, Nueva York, a unas 200 millas al sureste de Buffalo.

No quedó claro de inmediato por qué Payton había viajado a Buffalo y a esta tienda de comestibles en particular. Un clip aparentemente de su transmisión de Twitch, publicado en las redes sociales, mostraba a Gendron llegando al supermercado en su automóvil.

El tirador disparó a cuatro personas afuera de la tienda, tres de ellas fatalmente, dijo el comisionado de policía de Buffalo, Joseph Gramaglia. Dentro de la tienda, el guardia de seguridad Aaron Salter, un policía retirado de Buffalo, disparó varias veces. Una bala golpeó el chaleco antibalas del tirador pero no tuvo efecto, dijo Gramaglia.

El tirador luego mató al guardia, dijo el comisionado, y luego caminó por la tienda disparando a otras víctimas.

La policía entró en la tienda y se enfrentó al tirador en el vestíbulo. Puso su arma en su propio cuello, pero dos oficiales lo convencieron de que la soltara, dijo Gramaglia.

Miniatura de vídeo de Youtube

“Esta es la peor pesadilla que cualquier comunidad puede enfrentar, y estamos sufriendo y burbujeando en este momento”, dijo el alcalde de Buffalo, Byron Brown, en la conferencia de prensa. “La profundidad del dolor que sienten las familias y que todos sentimos en este momento ni siquiera se puede explicar”.

Twitch dijo en un comunicado que finalizó la transmisión de Gendron “menos de dos minutos después de que comenzara la violencia”.

Un oficial de la ley le dijo a The Associated Press que los investigadores están investigando si publicó un manifiesto en línea. El funcionario no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el asunto y lo hizo bajo condición de anonimato.

La policía de Buffalo se negó a comentar sobre el documento, ampliamente difundido en línea, que pretende describir las creencias racistas, antiinmigrantes y antisemitas del atacante, incluido el deseo de expulsar a todos los no europeos de Estados Unidos. Dijo que se inspiró en el hombre que mató a 51 personas en dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, en 2019.

En la conferencia de prensa anterior, el alguacil del condado de Erie, John García, calificó el tiroteo como un crimen de odio.

“Fue pura maldad. Fue (a) un crimen de odio por motivos raciales por parte de alguien fuera de nuestra comunidad, fuera de la ciudad de los buenos vecinos… entrando en nuestra comunidad e intentando que infligiéramos este daño”, dijo García.

Entre los muertos estaba Ruth Whitfield, la madre de 86 años de un jefe de bomberos retirado de Buffalo.

“Mi madre era madre de huérfanos. Ella ha sido una bendición para todos nosotros”, dijo el ex jefe de bomberos Garnell Whitfield a Buffalo News.

Los testigos Braedyn Kephart y Shane Hill, ambos de 20 años, entraron al estacionamiento cuando el tirador salió.

“Estaba parado allí con el arma en la barbilla. Estábamos como ¿qué está pasando? ¿Por qué este chico tiene un arma en la cara? dijo Kephart. Cayó de rodillas. “Se quitó el casco, dejó caer su arma y fue abordado por la policía”.

Las autoridades dijeron que el rifle que usó Gendron en el ataque fue comprado legalmente, pero las revistas que usó como munición no estaban autorizadas para la venta en Nueva York.

El presidente Joe Biden dijo en un comunicado que él y la primera dama están orando por las víctimas y sus familias.

“Todavía necesitamos saber más sobre la motivación del tiroteo de hoy, ya que las fuerzas del orden público hacen su trabajo, pero no necesitamos nada más para afirmar una verdad moral clara: un crimen de odio por motivos raciales es abominable para la estructura misma de esta nación”. ,” él dijo. “Cualquier acto de terrorismo doméstico, incluido un acto perpetrado en nombre de una repugnante ideología nacionalista blanca, es contrario a todo lo que representamos en Estados Unidos”.

Tops Friendly Markets emitió un comunicado que decía: “Estamos conmocionados y profundamente entristecidos por este acto de violencia sin sentido y nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas y sus familias”.

El tiroteo se produjo poco más de un año después de un ataque en marzo de 2021 en una tienda de comestibles King Soopers en Boulder, Colorado, que mató a 10 personas. Los investigadores no han publicado ninguna información sobre por qué creen que el hombre acusado del ataque apuntó al supermercado.

El presidente de la NAACP, Derrick Johnson, emitió un comunicado en el que calificó el tiroteo de Buffalo como “absolutamente devastador”.

“El odio y el racismo no tienen cabida en Estados Unidos”, dijo.

El reverendo Al Sharpton instó a la Casa Blanca a convocar una reunión con líderes negros, judíos y asiáticos para demostrar el compromiso federal de combatir los delitos motivados por el odio.

Más de dos horas después del tiroteo, Erica Pugh-Mathews esperaba afuera de la tienda, detrás de la cinta policial.

“Nos gustaría saber el estado de mi tía, la hermana de mi madre. Ella estaba allí con su prometido, se separaron y fueron por diferentes pasillos”, dijo. “Una bala le pasó por alto. Pudo esconderse en un congelador, pero no pudo comunicarse con mi tía y no sabe dónde está. De todos modos, nos gustaría hablar con ella si está bien.

___

Los reporteros de Associated Press Eric Tucker en Washington y Aaron Morrison en Nueva York contribuyeron a este despacho. Balsamo informó desde Washington y Collins informó desde Hartford, Connecticut.

Leave a Comment