¿Se ha revelado el agujero negro de la Vía Láctea?

¿Qué está pasando con nuestra galaxia?

Los astrónomos han sospechado durante mucho tiempo que a 26.000 años luz de distancia en la constelación de Sagitario, escondido detrás de las nubes de polvo y gas que envuelven el centro de la Vía Láctea, se encuentra un enorme agujero negro. En esta oscuridad, el equivalente a millones de estrellas fueron enviados a la eternidad, dejando atrás un campo gravitatorio fantasmal y un espacio-tiempo violentamente retorcido. Nadie sabe adónde lleva la puerta o qué hay del otro lado, si es que hay algo.

La humanidad está ahora a punto de tener su mirada más íntima en este caos. Durante la última década, un equipo internacional de más de 300 astrónomos ha entrenado el Event Horizon Telescope, una red global de observatorios de radio, en Sagitario A* (pronunciado A-estrella), una débil fuente de ondas de radio, el supuesto agujero negro. en el centro de nuestra galaxia. A las 9 a. m. EST del jueves, el equipo, dirigido por Sheperd Doeleman, astrónomo del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, dará a conocer sus últimos resultados en seis conferencias de prensa simultáneas en Washington y en todo el mundo.

El equipo está decidido a no hablar con los medios. Pero en abril de 2019, el mismo grupo sorprendió al mundo al producir la primera imagen de un agujero negro: un toroide de energía supermasivo en la galaxia Messier 87, o M87, que rodea el vacío.

“Vimos lo que pensábamos que era invisible”, dijo el Dr. Doeleman en ese momento. Esta imagen ahora está inscrita en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

La apuesta mal informada es que el equipo ahora ha logrado producir una imagen de Sagitario A*, nuestra propia rosquilla de perdición. Si el equipo del Dr. Sheperd volviera a ver “lo invisible”, la comprensión revelaría mucho sobre cómo funciona la galaxia y qué se desarrolla en sus oscuros rincones.

Los resultados podrían ser dramáticos e instructivos, dijo Janna Levin, teórica gravitatoria del Barnard College de la Universidad de Columbia, que no formó parte del proyecto. “Todavía no me aburro con las imágenes de los agujeros negros”, dijo.

Leave a Comment